Semana Bíblica: 25-29 de noviembre

Semana Bíblica: 25-29 de noviembre

PRESENTACIÓN

Ofrecemos en estas páginas unas sencillas guías para realizar una semana bíblica sobre el evangelio de Mateo. La finalidad es favorecer el encuentro directo con la Palabra de Dios en un clima de oración y reflexión compartida para que la Palabra tenga cada vez mayor incidencia en nuestra vida.

 

1. CÓMO ES LA SEMANA BÍBLICA QUE PROPONEMOS

Hay muchas formas de organizar una semana bíblica. En función de los objetivos que pretendemos, proponemos una lectura de cuatro textos del evangelio de Mateo siguiendo el itinerario de la lectio divina. Recordamos los pasos de los que consta:

 – Lectura: buscamos, en primer lugar, responder a la pregunta: ¿qué dice el texto? Para ello necesitamos comprender su significado a la luz del contexto en el que se redactó y del mensaje que a través de él se quiso transmitir a sus primeros destinatarios. Es imprescindible, en este apartado, una buena explicación por parte del animador. Se ofrecen pautas para prepararla. Esta primera parte no debería exceder los 15 minutos.

 – Meditación: se trata de descubrir qué nos dice el textoen nuestra realidad de hoy. Para ello se proponen unas preguntas que se responderán en pequeños grupos y se compartirán posteriormenteen el grupo grande. Uno de los animadores dirigirá esta puesta en común. La duración de esta segunda parte será de 25 minutos.

 – Oración: la Palabra escuchada y meditada nos exige dar una respuesta. Espontáneamente o a partir de una oración preparada de antemano, podemos expresar lo que el texto nos hace decirle a Dios. Dispondremos para ello de 15 minutos. Todos los pasos del itinerario son importantes, pero cabría subrayar la conveniencia de una buena explicación del texto que motive la meditación personal y el posterior diálogo y oración en grupo. Es el encuentro con la Palabra y con los hermanos lo que hará de la semana bíblica una experiencia viva.

 

2. CÓMO REALIZAR ESTA PROPUESTA

Se trata dededicar una hora al día durante una semana ala lectura y reflexiónen grupo de los textos seleccionados. El equipo responsable debe ocuparse del material, la ambientación del lugar y la elección de los lectores.

Este encuentro con la Palabra y con los hermanos es el que hará de la semana bíblica una experiencia viva que luego deberá cuidarse y desarrollarse, hasta hacer de la Sagrada Escritura el centro de la pastoral y de la vida de nuestras comunidades