Roma reconoce «virtudes heroicas» en D. José Pío Gurruchaga Casturiense

Roma reconoce «virtudes heroicas» en D. José Pío Gurruchaga Casturiense

 

D. José Pío, nacido en Tolosa el 5 de mayo de 1881, era sacerdote diocesano y fue el fundador de la Congregación de la Ayuda Parroquial de Cristo Sacerdote, carisma que se dedica a la atención y actividades pastorales parroquiales tanto en el campo de la  educación, catequesis, formación y ayuda a los sacerdotes. Ademas, gracias a la labor favorable a las misiones, el 27 de junio de 1922, la Congregación de Propaganda Fide le nombró primer director nacional de la Obra de San Pedro Apóstol para el Clero Indígena.

 

Vista la necesidad y puesta en relieve de ayudar y atender a los sacerdotes en la tarea pastoral, tres militantes de la Acción Católica femenina atendieron incondicionalmente la idea de esta vocación y llevaron a la práctica las iniciativas propuestas. No sin múltiples dificultades e incomprensiones, ellas, superaron los escollos y fueron configurando la realidad de la vida religiosa que en el futuro profesarían. La labor apóstolica de las pionesras pronto logró agrupar a siete jóvenes más, y el día 6 de febrero de 1927 se inauguraba el primer oratorio en Irún, reservado a Nuestro Señor Jesucristo en el Sagrario, y empezando la vida en comunidad, el cual inicialmente recibió el nombre de Pía Unión de Hijas de la Unión Apostólica; el 14 de marzo de 1978 se les reconocía como Congregación religiosa de Auxiliares Parroquiales de Cristo Sacerdote, de Derecho Pontificio. Hoy día, unas 100 religiosas distribuidas en casas de España, Italia, Argentina y Méjico llevan a cabo esta labor. La casa central se encuentra en Palencia.

 

El consejo del fundador de “mirar siempre a Cristo como Sacerdote” sigue alentando a cada miembro de estas comunidades de hacer ofrenda de “todo su ser” por la santificación de los sacerdotes y a colaborar con ellos en la parroquia, tanto en lo material como en lo moral y espiritual.

 

El P. José Pio murió en Bilbao el 22 de mayo de 1967.

 

El domingo 23 de febrero a las 8 de la tarde, el Sr. Obispo celebrará una Misa de acción de gracias, a la que las Hermanas Auxiliares invitan a cuantos deseen asistir.