D. Pedro Francia García

El 17 de abril, a los 95 años de edad, fallecía D. Pedro Francia, a causa de la pandemia que sufre en estos momentos el mundo entero. Sacerdote diocesano y canónigo de la Concatedral de Santa María de La Redonda, era toda una institución: en la Concatedral, por su buen hacer en la música, en el Seminario Diocesnao, por haber estado casi toda su vida sacerdotal al servicio de la institución, y por la dedicación a su pueblo natal, Lumbreras de Cameros, al que dedicaba muchas de sus atenciones, tiempo y desvelos.

Nació el 9 de diciembre de 1924 en La Finca de Pineda, un coto de la Hermandad de las Trece Villas situado en Lumbreras de Cameros, puesto que su padre era guarda forestal de dicha finca. Se formó en el Seminario de Logroño y estudió Teología en la Universidad de Comillas, ordenándose sacerdote en 1949. Su vida profesional y pastoral la desarrolló en la capital riojana, donde ejerció de capellán en el centro Divino Maestro, impartió clases de Latín en el colegio Sagrado Corazón de los Jesuitas y en los Salvatorianos, y música y otras asignaturas en el Seminario Diocesano. Tuvo el privilegio de ser alumno de D. Fermín Irigaray.

Por su interés y empeños, Lumbreras lo nombró hijo predilecto en 1992, poniendo su nombre a una de las calles de la localidad. Luchó denodadamente  por la restauración de sus iglesias y trasladando los enseres del templo de Pajares en la ermita de San Martín de Lumbreras cuando fue sumergida bajo las aguas del embalse en 1990. Fue, además, un gran defensor del patrimonio histórico-religioso.