Atreverse a ir contra corriente

Atreverse a ir contra corriente

Domingo XXIII del Tiempo Ordinario

Sab 9, 13-18 / Sal 89 / Flm 9b-10.12-17 / Lc 14, 25-33

 

“¿Quién rastreará lo que está en el cielo?, ¿quien conocerá tus designios, si tú, Señor, no le das sabiduría y le envías tu santo Espíritu desde lo alto?”

Dios tiene un proyecto para cada uno: descubrirlo, responder a la propia vocación, es caminar hacia la realización feliz de uno mismo. Frente a las dudas que acechan nuestro vivir y de las que se hace eco, en este domingo, el libro de la Sabiduría: ¡La decisión de atreverse a ir contra corriente, siguiendo la luz de Dios!

 

“Que lo recobres ahora para siempre, y no como esclavo, sino como algo mucho mejor que un esclavo, como un hermano querido”

Impresionante texto de san Pablo, que sentó las bases para unas relaciones humanas, basadas, no en el dominio del amo sobre el esclavo, sino en la fraternidad, que terminaría erradicando la esclavitud. Nos viene bien escucharlo, frente a los nuevos sometimientos y esclavitudes que impiden cambiar radicalmente el mundo.

 

“Quien no carga con su cruz y viene en pos de mí, no puede ser discípulo mío”

Duras son las condiciones para seguir a Jesucristo, pero defraudar-le es jugarse el futuro propio y del mundo. Esa dureza es señal del valor de la propuesta que hace Jesús. Una propuesta por la que merece la pena jugarselo todo. Dios nos lo pide y el mundo nos lo reclama ¿Los defraudaremos?