Corpus Christi

Corpus Christi

Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.

Dt 8, 2-3. 14b-16a; Sal 147, 12-15.19-20; 1 Co 10, 16-18; Jn 6, 51-58.

 

“Un alimento que no conocieron tus padres”

Moisés arenga a su pueblo recordándole que la mano de Dios siempre está tras los acontecimientos, aunque se consideren negativos. La sidificultades y contradicciones sirven para descubrir la magnanimidad de Dios. Pasaron hambre, pero el Señor les proporcionó una alimento nuevo. Este alimento será la premonición de la Eucaristía.

“La copa que bendecimos… Y el pan que partimos…”

San Pablo alude a la Eucaristía como signo de comunión entre los cristianos y el mismo Cristo. No hay nada más maravilloso e importante que la Eucaristía en nuestra fe. Alimentarnos del Señor no sólo nos une con Él; nos hace miembros de la gran familia de los Hijos de Dios.

“El que coma de este pan vivirá eternamente”

No entender estas palabras constituyó un escándalo para los contemporáneos de Jesús. No entendieron la realidad que escondía esta afirmación y pensaron en “humano”; pensaron comer físicamente a Jesús en aquel momento. Ni tan siquiera la alusión a los antepasados y la comida del desierto les abrió la mente. Pero no sólo entonces. También hoy a muchos bautizados les parece más importante las cosas cradas que intimar con el Señor en la Eucaristía. Pero lo primero no tendrá sentido si no lo ilumina lo segundo.