Para vivir la misión: ¡levantaos, alzad la cabeza!

Para vivir la misión:  ¡levantaos, alzad la cabeza!

1º Domingo de Adviento.

 

DOMINGO DE LA PALABRA DE DIOS

 

Jr 33, 14-16 / Sal 24 / 1ts 3, 12-4,2 / Lc 21, 25-28.34-36

 

1. Llegan días en que cumpliré la promesa que hice

En el primer domingo del Adviento y día de la Palabra de Dios a los creyentes se nos invita a redoblar nuestro interés por la Biblia, que nos ayuda levantar la mirada al cielo, porque sólo de la tierra nunca llegará completa la solución que necesitan nuestros problemas. Las cuatro semanas del Adviento son buena ocasión para abrir las páginas del evangelio y escuchar al Dios escondido, hecho niño en Belén, que viene a cumplir las promesas que hizo en el Antiguo Testamento.

 

2. Cuando Jesús nuestro Señor vuelva

San Pablo, en la segunda lectura de este domingo, pide a los cristianos de Tesalónica y a nosotros, cristianos de La Rioja, que: “Cuando Jesús nuestro Señor vuelva, acompañado de sus santos, os presentéis santos e irreprensibles”. Es el regalo que Dios espera de nosotros en la próxima Navidad. Es lo que necesita y espera La Rioja de la Misión diocesana. Es lo que la Palabra de Dios nos anima a realizar en nuestras vidas y a propagar en las de nuestros contemporáneos.

 

Se acerca vuestra liberación

”El Señor anuncia el final de todo cuanto ahora nos atrae, nos embriaga y nos seduce, advirtiéndonos: “Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y la preocupación del dinero, y se os eche encima de repente aquel día”. Y cómo debiéramos agradecer esta advertencia. Porque nuestra liberación no está en el vicio, sino en frutos de santidad, que comienzan sin duda dando en nuestra vida espacio a la escucha y lectura de la Palabra de Dios y a una oración que responde con un compromiso humano y cristiano ¡Es la gran tarea que nos proponemos en nuestra Misión diocesana!