Fiesta de Nuestra Señora de Valvanera: Comenzamos la misión diocesana

Fiesta de Nuestra Señora de Valvanera:  Comenzamos la misión diocesana

La Voz del Obispo

 

  El próximo 9 de Septiembre celebraremos la fiesta de la Virgen de Valvanera, patrona de La Rioja y de la Diócesis. Como es tradicional ese día veneraremos a Nuestra Madre y le pediremos su mediación ante el Señor, para que sean muchos los frutos que se alcancen en el próximo curso pastoral que estamos a punto de comenzar.

 

Este curso el encuentro dio cesano en el Monasterio de Valvanera tiene una significación especial. Lo hemos querido enmarcar dentro de los actos de apertura de Nuestra Misión Diocesana. Como es sabido serán tres los momentos en los que lanzaremos nuestra acción misionera: el 9 de Septiembre en Valvanera junto a la Madre, el 9 de Noviembre en el que haremos una presentación a la sociedad riojana de los contenidos de la Misión; para culminar el 17 de Noviembre con la celebración multitudinaria y el envío misionero que tendrá lugar en la Plaza de Toros de Logroño. 

 

En este primer encuentro, en el que os invito encarecidamente a participar, acogeremos el objetivo pastoral para este curso en el que pretendemos fortalecer la vocación e identidad de los discípulos misioneros y continuar el proceso de conversión personal, comunitaria y pastoral para transformarnos en una “Iglesia en salida”. Como hemos ido descubriendo en los últimos años, es necesario cambiar de mentalidad en nuestra forma de evangelizar. Para ello es necesario acoger con empeño lo que tiene que ser nuestra conversión personal y pastoral. En una palabra, convertirnos al Evangelio para anunciarlo con convicción, sin miedo a las contrariedades y poniendo nuestra confianza en Jesucristo que siempre nos precede. 

 

Para ello nos proponemos como Iglesia diocesana algunas tareas prioritarias. En primer lugar, presentar al Padre nuestra plegaria por la Misión que estamos iniciando. En muchos sitios ya el pasado curso se rezó la oración compuesta expresamente para la Misión diocesana. En esta ocasión la idea sería seguir orando por esta intención y poder participar en algunas iniciativas que refuercen nuestra espiritualidad de discípulos misioneros. 

 

Una segunda tarea estaría destinada a convocar a los protagonistas de la Misión Diocesana. Para llevarla adelante, necesitaremos cristianos de las parroquias, movimientos, cofradías y asociaciones de la Iglesia riojana que se sientan llamados participar en esta preciosa tarea. Así, a lo largo del curso, haremos una convocatoria para poder cooperar de modo directo en la misión. 

 

Para ello propondremos procesos formativos en dos momentos. Sería una tercera tarea. En un primer momento, con la idea de crear conciencia misionera, habrá una formación básica dirigida a todos los cristianos que la quieran recibir. En un segundo momento, habrá una formación específica más dirigida a aquellos que ya hayan decidido participar de manera activa en nuestra tarea misionera. 

 

También será necesario el potenciar los procesos de acompañamiento espiritual de nuestros discípulos misioneros, para que puedan discernir el paso de Dios por su vida, acojan el plan que el Señor nos propone a cada uno y vivan con alegría la tarea evangelizadora que surge de nuestro Bautismo. Preciosa tarea que se convierte en un reto necesario que es necesario afrontar. 

 

Por todo ello, a todas las parroquias, movimientos, asociaciones y comunidades de la diócesis, os animo a participar en el encuentro en Valvanera. Creo que puede ser una ocasión magnífica para ir concretando como llevar adelante nuestra Misión Diocesana.  De la mano de Nuestra Madre nos ponemos en camino hacia la Misión.