De Parroquia a Colegiata

Escudo de las colegiatas unidas de San Martín de Albelda y Santa María de la Redonda

El año de 1435 será crucial para Santa María al cambiar su estatus de parroquia en Colegial, como heredera de San Martín de Albelda ya en declive y sin que ningún clérigo quiera servir en ella.

El Decreto fija un solo cabildo para ambas, el cual atenderá también a San Martín; el número de canónigos se fijó en doce y se instituyeron dos dignidades: el Sacristán, primera silla tras el obispo, y el Chante. De los doce canónigos, seis serían elegidos por designación papal y otros seis, parroquianos de ella, serían elegidos por el cabildo y los parroquianos.

 Al convertirse en Colegial, se fijó un elemental cabildo, el cual, con el paso de los años, fue aumentando en número para mejor atención en el culto tanto en Albelda como en La Redonda. A comienzos del siglo XVII se llega a una estabilidad en su estructura que llegará hasta el concordato de 1851, quedando del siguiente modo:

  • Dignidad Episcopal.
  • Abad, primera silla después del obispo.
  • Chantre, segunda silla.
  • Canónigo de lectura o Magistral, introducido por el Concilio de Trento.
  • Canónigo del Santo Oficio de la Inquisición.
  • Seis canónigos enteros, unos de presentación del Papa y del obispo y otros elegidos por los canónigos y parroquianos. Alguno de estos podía acumular alguna de las siguientes dignidades.
  • Arcediano de Logroño, tercera silla.
  • Maestroescuela, cuarta silla.
  • Tesorero, quinta silla.
  • Prior de Logroño, sexta silla.
  • Abad del Burgo de Alfaro, séptima silla.
  • Arcediano de San Pedro, octava silla.
  • Caninicato de media ración, de provisión patrimonial.
  • Canonicatos de cuartos de frutos, de provisión patrimonial.
  • Canónigos cuartos de optación, elegidos por el cabildo y los parroquianos.

En este periodo, el obispo otorgó a la Colegiata las rentas de las ermitas o abadías de San Juan, San Gil y de Torrijas, todas ellas en el término municipal de Logroño.