19- Capilla de los Ángeles

Cúpula CentralEn la noche del 6 de septiembre de 1756 no dejaron de repicar las campanas. Las dos torres gemelas (lado sur San Pablo y lado norte San Pedro) coronaban la obra comenzada hacía 24 años y terminada gracias al mecenazgo del obispo Espejo y Cisneros, quien se asoma en pintura sobre la tribuna central.

Francisco de Gorbea, autor de la Cúpula; Martín de Beratúa y Martín de Arbe fueron los artistas de esta primorosa capilla.

En 1770, José de Vexes, el pintor más importante de la segunda mitad del siglo XVIII, decoró con pinturas al fresco la espectacular escena de la Coronación de la Virgen como Reina del Cielo. Multitud de santos, muchos de ellos nacidos en La Rioja, viven con júbilo el misterio glorioso.

Dos niveles de hornacinas conforman este bellísimo espacio, prodigándose en ellas imágenes de retablos antiguos y alguna de las cuales habría que atribuir al Maestre Anse y Arnao de Bruselas.

Destaca la imagen de la Virgen María, una de las más queridas tradicionalmente por el pueblo logroñés. Deliciosa escultura hispano-flamenca de finales del siglo XV.

Enriquecen el recinto las puertas centrales con motivos alusivos a la Letanía y unos lienzos de José de Vexes, sobre la epifanía y la circuncisión.

Un sepulcro de gran empaque recubierto de carey-concha de las tortugas del Pacífico con apliques y herrajes de plata y columnitas coronadas por afiligranados jarrones de azucenas, es orgullo de la ciudad. Una inscripción sobre chapa de plata afirma “Diolo y dotolo el capitán D. Gabriel de Unsain, regidor perpetuo de esta Ciudad, familiar del Santo Oficio de la Inquisición, año 1694”. Sobrecogedora escultura articulada de Cristo yacente en su interior. Y presidiendo desde lo alto un Cristo atado a la columna de la primera mitad del siglo XVI.