El descanso junto a Dios

El descanso junto a Dios

Domingo XIV del Tiempo ordinario

Za 9, 9-10 / Sal 144 / Rm 8, 9. 11-13 / Mt 11, 25-30

1. Una ocasión para encontrar a Dios

Cristo mismo nos invita este domingo en las lecturas de la misa, con palabras encendidas, a encontrarnos con Él: “Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera”.

Conviene preparar el corazón con oración, reflexión y generosidad sacrificada, para que cale este mensaje divino y Dios pueda hacerse más presente en nuestras vidas, que rejuvenecerán, sin duda, con tan feliz encuentro.

2. Un buen momento para interiorizar la fe y exteriorizarla con alegría

En la segunda lectura de hoy leemos la vigorosa invitación de San Pablo: “Si vivís según la carne, vais a la muerte; pero si con el Espíritu dais muerte a las obras del cuerpo, viviréis”.

Si llevamos una vida superfi cial, despreocupada o egoísta podemos de nuevo redescubrir, rezando, sacrifi cándonos y compartiendo, que efectivamente el espíritu vivifi ca y la carne sin espíritu no tiene otra salida que la muerte.

Y ayudaremos a otros con nuestra fe interiorizada y nuestra alegría contagiosa, a que se revitalicen nuestras celebraciones parroquiales, nuestras familias, nuestros trabajos y nuestra sociedad entera.

3. Un tiempo propicio para levantar el ánimo y reforzar el compromiso

“Mira a tu rey que viene a ti justo y victorioso, modesto y cabalgando en un asno, en un pollino de borrica. Romperá los arcos guerreros, dictará la paz a las naciones”. Estas palabras del Profeta, leídas en la primera lectura de la misa de hoy, no dan lugar a equívocos: el mundo sólo tendrá un futuro esperanzado, si encuentra a Dios, porque sólo Él trae la paz que el mundo no logra alcanzar.

Y Él es capaz de levantar los ánimos de quienes piensan que el cristiano no tiene nada que ofrecer al mundo de hoy, y llamar a una vocación exigente y de entrega generosa, que hace felices y lleva felicidad a este mundo entristecido y decadente.

Y, frente a los profetas de calamidades, derrama un río de gracia y de conversión, que desde el interior de los corazones se desborda al exterior en compromisos de verdad, de justicia, de iniciativas y de solidaridad. La autentica revolución que cambia el mundo, partiendo del interior de personas, libres, generosas, transformadas y felices.

Ángel Mª Pascual,  pascualangelma@hotmail.com

Lunes: Gn 28, 10-22 a / Sal 90 / Mt 9, 18-26
Martes: SAN BENITO, PATRONO DE EUROPA, Prov 2, 1-9 / Sal 33 / Mt 19, 27-29
Miércoles: Gn 41, 55-57; 42, 5-7. 17-24 a / Sal 32 / Mt 10, 1-7
Jueves: Gn 44, 18-21, 23b-29 / Sal: 104 / Mt 10, 7-15
Viernes: Gn 46, 1-7. 28-30 / Sal 36 / Mt 10, 16-23
Sábado: Gn 49, 29-33; 50, 15-26 a / Sal 104 / Mt 10, 24-33