Algo nuevo va a brotar

Algo nuevo va a brotar

Domingo 2º de Adviento

Is 11,1-10 / Sal 71 / Rm 15, 4-9 / Mt 3,1-2

1. Nacerá del tronco seco del corazón humano

Los creyentes esperamos, cada Navidad, el cumplimiento de una promesa divina: que del tronco de una humanidad, reseca de materialismo y búsqueda desenfrenada de placer, brotará el renuevo de una humanidad generosa y desprendida, por obra del mismo Dios.

La primera lectura de la misa, tomada del Profeta Isaías, pinta con imaginación desbordada esa nueva humanidad: los corazones feroces se amansarán, y convivirán en amistad los que eran enemigos. Un milagro mayor que amansar fieras y hacer convivir en paz a las alimañas. Pero un milagro que la gracia de Dios realiza, sin forzar la libertad, convirtiendo y cambiando los corazones. Lo dice con fuerza el Bautista: Yo os bautizo con agua para que os convirtáis; pero el que viene detrás de mí puede más que yo, y no merezco ni llevarle las sandalias. Él os bautizará con el Espíritu Santo y fuego.

2. Crecerá con fuerza

Esos brotes del reseco corazón nuestro, reciben su fuerza, no de promesas humanas, sino de la Palabra de Dios, que ya fue pronunciada en la creación y que por la Navidad se nos acerca en Jesucristo, Dios humanado, para dialogar con cada uno y dar respuesta a nuestras inquietudes profundas. Todas las antiguas Escrituras –dice San Pablo en la segunda lectura- se escribieron para enseñanza nuestra, de modo que entre nuestra paciencia y el consuelo que dan las Escrituras mantengamos la esperanza.

El tiempo de Adviento en el que estamos, es propicio, pues, para retomar en nuestras manos la sagrada Escritura, la Biblia, y llenar de esperanza nuestro corazón decaído, nuestro ánimo marchito y nuestras expectativas frustradas.

3. Dará frutos increíbles

Los brotes nuevos son anuncio de frutos. El adviento los prepara, no sólo con la escucha atenta y meditada de la Palabra de Dios, sino también con la participación consciente y viva en la comunión eucarística. La entrega de Dios encarnado en nuestros altares abona los corazones, favorece el crecimiento de las virtudes y estimula el compromiso. La comunión de estos días previos a la Navidad tiene que promover, por tanto, en los creyentes deseos grandes, compromisos fuertes y esfuerzo sostenido que fructifiquen en obras de justicia y caridad transformadoras ¡El mundo renovado estará así amaneciendo ya en estos días próximos a la Navidad!

Ángel Mª Pascual
pascualangelma@hotmail.com

Lunes: Is 35,1-10 / Sal 84,9-14 / Lc 5, 17-26
Martes: Is 40,1-11 / Sal: 95 / Mt 18,12-14
Miércoles: Is 40, 25-31 /..Sal 102 / Mt 11, 28-30
Jueves: LA INMACULADA Gn 3,9-15.20 / Sal: 97 / Ef 1,3-6.11-12 / Lc 1,26-38
Viernes: Is 48,17-19 / Sal 1 / Mt 11,16-19
Sábado. Eclo 48, 1-4.9-11 / Sal 79 / Mt 17, 10-13