¡Aleluya, Aleluya! ¡El Señor es nuestro Rey!

¡Aleluya, Aleluya! ¡El Señor es nuestro Rey!

Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, festividad que tuvo su origen en la promulgación por el Papa Pío XI​, el día 11 de diciembre de 1925, de la encíclica Quas primas;​ ésta fue escrita para convocar un año Jubilar coincidiendo con el XVI centenario del I Concilio Ecuménico de Nicea, el cual definió y proclamó el dogma de la consubstancialidad del Hijo Unigénito con el Padre, además de incluir las palabras…y su reino no tendrá fin, en el Símbolo o “Credo Apostólico”,​ promulgando así la real dignidad de Cristo.

Para conmemorarlo, estableció que se celebrara el domingo anterior al día de Todos los Santos (1 de noviembre). Pero, después del Concilio Vaticano II, año de 1970, la Solemnidad de Cristo Rey se celebra el último domingo per amnum, es decir el quinto domingo anterior a la Navidad (25 de diciembre). Por lo tanto, su fecha varía u oscila entre los días 20 y 26 de noviembre, cerrando así el año litúrgico.